Inicio >> La Ciencia y el Arte
   

 

 
 

 

 

 
 

Riesgos de la cirugía plástica facial


Ver También


- Qué es y qué pretende la cirugía
- El especialista en cirugía plástica facial
- Principios de la cirugía plástica facial
- La consulta para la cirugía plástica
- La anestesia
- Cirugía plástica ambulatoria
- Cuidado postoperatorio
- Resultados
- Una actitud realista
- Finanzas y tarifas
- Riesgos en la cirugía plástica facial
- Dónde se realiza la cirugía




Los procedimientos diseñados para mejorar la apariencia por medio de la cirugía plástica facial se desarrollan por parte de cirujanos competentes y responsables. La continua práctica médica y actualización, así como el seguimiento estricto de todo el protocolo quirúrgico, disminuyen de manera considerable los riesgos en una cirugía electiva. De igual manera, se puede minimizar cualquier eventualidad, si existe un alto grado de entendimiento entre el paciente y el cirujano. Para tal efecto, el médico organiza las consultas que sean necesarias e informa suficientemente a su paciente sobre su preparación quirúrgica, las técnicas, los métodos de sedación y el cuidado postoperatorio.


Todos los anestésicos conllevan un grado de riesgo. No obstante, las últimas técnicas de anestesia como la sedación intravenosa que permite al paciente estar despierto durante la cirugía, sin dolor y absolutamente tranquilo, o la anestesia general son igualmente seguras. La anestesia general que aplica el anestesiólogo profesional se administra de manera leve y controlada en pequeñas dosis para disminuir los efectos colaterales. Usted debe informar al cirujano y al anestesiólogo si alguna droga o anestésico que usted utiliza o ha utilizado en el pasado, le produce problemas o alergias, de tal manera que en la administración de los medicamentos se tenga en cuenta este evento.


Toda cirugía presenta algún grado de sangrado en el postoperatorio. Para minimizar el sangrado usted debe evitar tomar Aspirina o drogas que contengan ácido acetilsalicílico al menos dos semanas antes y después de la cirugía, ya que este medicamento puede afectar su capacidad para formar coágulos sanguíneos. De igual manera, el consumo de cigarrillo puede disminuir la vascularización de la piel disminuyendo la capacidad de recuperación y cicatrización de los tejidos. Por este motivo, su médico le recomendará no fumar por lo menos un mes antes de su cirugía y evitar o limitar el hacerlo después de ésta. Algo de sangrado después de la cirugía es normal, y usualmente de menor importancia. No obstante, se recomienda informar al médico. Rara vez un episodio de sangrado requiere más de un cambio de vendaje.


La utilización de vendajes disminuye el riesgo de daños después de la cirugía. Sin embargo, el paciente debe tener todas las precauciones necesarias, evitar levantar objetos pesados, realizar actividades vigorosas, levantar niños y apartarse de todo riesgo de golpe. Es imperativo seguir cuidadosamente las indicaciones médicas que se le proporcionan por escrito una vez se le da de alta el día de la cirugía.


Afortunadamente, los procedimientos quirúrgicos en la cara y la nariz tienen un riesgo mínimo de desarrollar infecciones. El médico le prescribirá algún tipo de antibiótico para prever esta posibilidad. No obstante, si usted nota dolor e inflamación en exceso o calor excesivo en el área de la cirugía, comuníquelo de inmediato al cirujano.


Siempre que se cambia la apariencia de una persona existe el pequeño riesgo de que el resultado final no alcance sus expectativas. Toda modificación en el rostro, por pequeña que sea, puede afectar al paciente de manera inesperada. Recuerde que usted debe estar enterado tanto de las ventajas como los riesgos en cirugía plástica. Precisamente esta literatura está desarrollada pensando en que usted obtenga la más completa información posible antes de su cirugía y pueda comprender el procedimiento en su totalidad. Por esta razón, es importante que usted y su cirujano alcancen un alto grado de entendimiento y expectativas claras. La elección de someterse a una cirugía plástica facial no es como ir a un gimnasio o a un salón de belleza. Usted debe prepararse mentalmente para una inflamación temporal y la aparición eventual de hematomas. Es posible que también perciba una incomodidad menor que cederá con los días. Se debe tener claro que la cirugía plástica es una arte, y no una ciencia exacta.


El resultado de la cirugía no sólo depende de la pericia del cirujano; son igualmente importantes su edad, la calidad de su piel, la estructura ósea y las expectativas reales acerca de la mejoría de su apariencia. Los efectos de una cirugía plástica facial tardan cierto tiempo en ser completamente evidentes. Este período de tiempo depende exclusivamente del grado de recuperación de cada organismo. Así como muchas personas pueden evidenciar prontamente los cambios que les ha traído la cirugía, en otras el proceso de restablecimiento de la piel y los músculos puede ser un poco más lento. Es importante que usted tenga en cuenta estos factores, sea paciente y le brinde a su cuerpo el tiempo que necesite para alcanzar una completa mejoría.

Ningún procedimiento quirúrgico debe ser tomado a la ligera. Un riesgo leve, pero real, está presente en toda cirugía. El paciente recibirá medicaciones antes, durante y después de la cirugía. Aunque suelen ser poco frecuentes en la cirugía plástica facial, las reacciones pueden suceder. El objetivo es que usted llegue a la cirugía bien informado, con un alto grado de confianza en su médico y con objetivos realistas. Afortunadamente los resultados de la cirugía plástica, en su mayoría, son altamente satisfactorios y placenteros cuando van acompañados de un planeamiento cuidadoso, un estricto procedimiento y una completa cooperación del paciente.


El Dr. Jorge Alberto Espinosa Reyes agradece el que usted le haya consultado y confiado su integridad y su salud. Puede tener la seguridad de que el Dr. Espinosa y su equipo de trabajo disponen todos los elementos necesarios y suficientes a su alcance para el pleno bienestar de sus pacientes.